El poeta del Centro HistÚrico de Guatemala
  Poemario Alas
 

En toda su vida, Carlos Mèndez escribiò 58 poemas. Conforme pasò el tiempo, concluyò que todos debìan estar recopilados bajo el nombre de "Alas". Los dos primeros poemas, que se leen a continuaciòn, sons sus màs famosos y han dado la vuelta al mundo.

 

I.-Candado de Barro (1983)

Y yo que creí haberte olvidado

¡qué equivocado!

Tiempo y distancia sólo fueron candado de barro

con el que quise cerrar

de todas las puertas de mi casa

la de tu recuerdo,

la de las noches en vela,

la de la música triste,

la que tu sombra grabó

aquel día que te fuiste.

 

Pero hace poco te ví,

un saludo, un beso en la mejilla, unas palabras

y aquel triste candado voló en pedazos

y se abrió la puerta

y entró la luz por ella

inundando los cuartos de mi casa

el de las noches en vela

el de la música triste,

me dolieron las esquinas empolvadas,

las páginas rotas, las fotos descoloridas,

las flores marchitas, el vaso vacío.

Ahora inunda el cuarto de nuestras confidencias

y de nuestra amistad,

y el de nuestras aventuras

¡No!

¡No entres en ese cuarto!

¡No...por favor!

 

Era inevitable

tu luz inunda aquel

el de los ruegos sin respuesta

el de mi amor rechazado

el de tu aroma imposible

el de piel inaccesible

el de tu pelo y tu risa

que nunca tuve en mis manos

éste es el cuarto que más me duele.

 

Han pasado varios días

y las ventanas empiezan a abrirse

y tu luz comienza a irse

se va, se va, se va.

Y aquí en la oscuridad de mi casa,

tirado en el suelo

recojo los restos del barro

y con mi llanto moldearé un candado nuevo

para cerrar la puerta de tu recuerdo

hasta que te vea

otra vez.

 

II.-No quiero (28-10-84)

I

No quiero tener un hijo

que llore aterrado

por el ruido de las bombas

ni que conozca la guerra

en sus horribles formas

 

ni que sepa de masacres

de torturas o invasiones

de la muerte de sus padres

ni que deje de comer

para que hayan municiones.

 

II

No quiero tener un hijo

que sufra por su raza

su credo o sus ideas

ni que tenga que morir

por defenderlos

 

ni que tenga que exiliarse

por sostenerlas

o que esconderse

como si fuera un crimen

ser pensante.

 

III

No quiero tener un hijo

que caiga en la trampa

del sucio dinero

en una sociedad

donde siempre es lo primero

 

ni que doble la cabeza

por obtenerlo

ni que robe

ni que mate

por poseerlo.

 

IV

No quiero tener un hijo

que crezca con odio

por causa de injusticias

pues luego él cometerá

las mismas

 

ni que desee venganzas

que amarguen su existencia

y que sólo engendrarán

en su mente y alma

la violencia.

 

V

No quiero tener un hijo

que nazca en un mundo dividido

entre el que tiene y el que no

el que sabe y el que ignora

el que ama y el que odia

 

entre izquierdas y derechas

entre ateos y creyentes

entre libres y serviles

y que por escoger

viva infeliz.

 

VI

Quizás suene a pesimismo

quizá sea una protesta

contra todo y contra todos

y quizás algún día

me arrepienta...

 

pues tal vez en otro lugar

tal vez en otro tiempo

deje estas líneas en el olvido

pero mientras todo siga igual

¡no quiero tener un hijo!


III.-Estarás  (8-1-85)

Estarás conmigo

cuando llegue el tiempo de florecer

o me sorprenderá el invierno

aún con las hojas verdes

que se resistieron a morir

en el otoño.

 

Estarás conmigo

para compartir la riqueza de mi espíritu

de mi cuerpo, de mi alma, de mi mente

o abandonaré el ser

y como en un desierto

se secará.

 

Estarás conmigo

para llegar juntos al final

o el tiempo me pasará como el aire

sin tomarlo, sin respirarlo siquiera

y sin sentirlo

me cesará.

 

¿Estarás?


IV.-¿No ves?  (6-3-86)

¿No ves

que vendí mi traje gris

para comprarme esta piel

que me sirviera de abrigo

al llegar tiempos de frío?

 

¿No ves

 que mi casa la he pintado

color aurora y ocaso

por si quisieras volar

cuando te asieran mis brazos?

 

¿No ves

que dejo la puerta abierta

por si quisieras entrar

que en tu honor hay una fiesta

suave lecho y un buen pan?

 

¿No ves

que he aprendido a decir

palabras que ayer no sabía

y que he aprendido a sentir

lo que en mí, muerto creía?

 

¿No ves

 que a  mi vida la ilusión regresa

cuando bebo de tu imagen

cuando mi alma te besa?

¿O es que no quieres ver?

 

V.-Ojalá  (12-7-86) 

Ojalà fueras...

El estanque plácido

al final de los caminos

para humedecer mis labios secos

o la cumbre serena

y desde allá poder ver

el crepúsculo de los siglos

 

O la llanura infinita

donde poder recostarme

con la hierba acariciándome

o la mar amenazante

donde encontrar el reto

de la vida y de la muerte

 

O el desierto calcinado

y ser yo el sol ardiente

y abrasarte eternamente

o la fuerza de los vientos

y estrellarte con mi roca

componiendo mil lamentos

 

O la música imposible

y llenarme los sentidos

y arrancarme las nostalgias

o la fruta de los tiempos

que se sacía y desespera

porque es breve y es ajena

 

O la tierra tras el beso

de mi lluvia generosa

que es fragante florecer

o la luna que no alcanzo

más que en sueños y que entonces

me seduce con su luz

 

O el fuego que me atrae

me repele y me encandila

y me quema con locura

o el dolor que no comprendo

que me ciega hasta el delirio

pero que amo en exceso...

 

Ojalá fueras,

todo eso

  

VI.-Sueño  (23-2-87)

Voy a buscarme un amor

cuando despunte la aurora,

cuando el tibio sol se pose

sobre mi frente cansada

de esperar en la tiniebla

el amor que yo buscaba.

 

Voy a correr por la calle

a la plena luz del día,

escudriñando ventanas

por ver si encuentro la cara

que en la noche hallar soñaba

en mil calles que corrí.

 

Voy a buscarme un lugar

que sea cálido y quieto,

donde poder compartir

esto que llevo aquí dentro,

donde la noche sea breve,

donde el dolor se conforte,

y que tenga una ventana

y figuras de cristal,

no como tantos lugares

fríos, sucios y vacíos

que en oscuras recorría

por ir buscando un lugar.

 

Quisiera vivir de día

lo que hoy sueño en mi sueño,

amor, cara y un lugar

que son lo que tanto anhelo...

mas de pronto me doy cuenta

que a la luz mostrar no puedo

este tesoro tan caro,

tan prohibido, fuerte y ciego

y que la noche y su velo

son la fuerza con que cuento

para continuar buscando,

y así, continuar viviendo.

 

VII.-Alas  (19-3-87)

 Qué bueno tu cuerpo

porque sabe a miel y a sal

terciopelo cuando lo acaricio

brillante corona cuando me cobija

y porque en la noche fría

es lecho y manto a la vez.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque es mi isla en el mar,

puerto, muelle, playa,

dolor en el adiós, nostalgia en la distancia

pero que en la soledad brilla en mi mente

como promesa de tu regreso.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque es tibio y suave anochecer

gentil roce de tus dedos

boca húmeda, sutil aroma indescriptible

largas horas de serena entrega

ternura que no conoce final.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque es fuerza y fragilidad

amada geografía de valles y cascadas

que mis manos ansiosas recorren de memoria

roca, arbusto, mar, trigal

y ventana abierta a la eternidad.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque es un par de alas hacia el sol

que rompen las paredes de mi casa

que huyen de la locura del mundo

hacia su propio cielo de locura

explosión de mil tonalidades.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque es puñal que no me hiere

lazos que no me aprisionan

tesoro que poseo sin ser mío

pues es viento fugaz y peregrino

pisada en la arena, flor de un día.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque es inédito poema

sinfonía cambiante y hechicera

dulce obsesión, danza hipnótica y vital

agua, tierra, pan, hoguera

umbroso camino a la felicidad.

 

Qué bueno tu cuerpo

porque envuelvo tu alma

amante, infantil y atrevida

que al asomarse a tus ojos melancólicos y fijos

me habla sin palabras

y sin hablar siquiera le contesto "soy tuyo".

  

VIII.-Ave migratoria  (14-4-87)

Encontrarte

fue una burla del destino

un siete en los dados

sin buscarte, casi sin querer

y de pronto allí estabas

trébol de cuatro hojas.

Conocerte

fue explorar un mundo nuevo

misterioso y sensual

dejando mi barca a la deriva

en tu agitado mar

embriagado por tu canto.

Comprenderte

fue querer entender tu acertijo

traducir tu lengua extraña

y hacer míos tus secretos

y cada uno de tus sueños

íntima revelación.

Retenerte

fue intentar atar el viento a mi ventana

encerrar el sol en mi alcoba

fue tratar de ser un niño

en tu paso por mi vida

ave migratoria.

Recordarte

fue dibujar tu rostro en mis pupilas

inseguras de creer reconocerte

entre multitudes anónimas

ahuyentando a medias la tristeza

de no verte más.

Extrañarte

fue imaginar tu cuerpo a oscuras

como un espejismo en el desierto

y comprender que a mi vida sólo fuiste

breve lluvia, brisa de la tarde

y dolor en cada adiós.

 

IX.-Solo  (9-7-87)

Hace poco

alguien lloró por tí...

 

Ha pasado tanto ya

de tu partida

que me asombré,olvidaba

que desde ese día

el llanto no ha cesado

en mi alma

gritando en silencio

tu nombre

estrellándose contra muros

negros de ausencia

tiritando de frío mortal

de soledad, olvidada

que al marcharte

te llevaste la luz

de mi vida

la belleza y la bondad

la suavidad

es que desde entonces

nadie me ha querido

ni me querrá como tú.

 

En la noche oscura

cierro los ojos y recuerdo

mi cabeza en tu regazo

e invento desesperado

sentirte nuevamente

entonces me doy cuienta

que es sólo la almohada

y quiero llorar

 y como otras veces

no puedo... no puedo

y este dolor ciego

se abre profundo

ahogándose dentro de mí

y lucho por ignorarlo

y me embriago

inútilmente de cosas

que no cambian

cada noche tan vacía.

 

Cada día muero

sin sentirlo

pues vivir

sin tí no es vida

 ni hay color

en el paisaje

ni calor

en el hogar

ni una luz

en la tiniebla

ni señal

en el camino

ni alegría

en la llegada

ni consuelo

en el dolor

ni esperanza

en el futuro

ni razón

en la existencia.

 

Vagabundo

en este mundo

busco sin buscar

algo o alguien

que me llene

como si se pudiera

con un vaso de agua

un desierto

hacer florecer

es como tener que conformarse

con un puñado

de sal amarga

luego de haber saboreado

la miel.

He perdido

mi refugio

mi vela, mi timón,

mi puerto

y mi mar.

 

Hoy me queda

tu recuerdo...

qué dulces

esas tardes

qué luz

entu sonrisa

qué amables

tus palabras

qué mágicas

tus manos

¡Y te fuiste!

Estoy tan solo.

Y qué música

en tu voz

qué amor

en tu caricia

qué bueno

tu cariño

¡Y te fuiste!

Estoy tan solo

tan solo

sin tí.

 

La casa

me parece fría

y los días

cruel monotonía

de pesadas cadenas

me duele el alma

de extrañarte

me duele la vida

de no verte

ya más,

eras lo mejor

que yo tuviera

¡Y te fuiste!

Fue una fría mañana

silenciosamente

sin despedirte

dolió tanto entonces

que no comprendí

ni lloré

y pensé

"es mejor"

respiré profundo

y seguí existiendo

¡Estúpido!

Más me hubiera valido

llorar entonces

hasta la locura

que no vivir

en este eterno llanto

no de lágrimas

sino de vida

que gota agota

se derrama

cada día

que pasa

sin tí.

 

IX.-Solo  (9-7-87)

Hace poco

alguien lloró por tí...

 

Ha pasado tanto ya

de tu partida

que me asombré,olvidaba

que desde ese día

el llanto no ha cesado

en mi alma

gritando en silencio

tu nombre

estrellándose contra muros

negros de ausencia

tiritando de frío mortal

de soledad, olvidada

que al marcharte

te llevaste la luz

de mi vida

la belleza y la bondad

la suavidad

es que desde entonces

nadie me ha querido

ni me querrá como tú.

 

En la noche oscura

cierro los ojos y recuerdo

mi cabeza en tu regazo

e invento desesperado

sentirte nuevamente

entonces me doy cuienta

que es sólo la almohada

y quiero llorar

 y como otras veces

no puedo... no puedo

y este dolor ciego

se abre profundo

ahogándose dentro de mí

y lucho por ignorarlo

y me embriago

inútilmente de cosas

que no cambian

cada noche tan vacía.

 

Cada día muero

sin sentirlo

pues vivir

sin tí no es vida

 ni hay color

en el paisaje

ni calor

en el hogar

ni una luz

en la tiniebla

ni señal

en el camino

ni alegría

en la llegada

ni consuelo

en el dolor

ni esperanza

en el futuro

ni razón

en la existencia.

 

Vagabundo

en este mundo

busco sin buscar

algo o alguien

que me llene

como si se pudiera

con un vaso de agua

un desierto

hacer florecer

es como tener que conformarse

con un puñado

de sal amarga

luego de haber saboreado

la miel.

He perdido

mi refugio

mi vela, mi timón,

mi puerto

y mi mar.

 

Hoy me queda

tu recuerdo...

qué dulces

esas tardes

qué luz

entu sonrisa

qué amables

tus palabras

qué mágicas

tus manos

¡Y te fuiste!

Estoy tan solo.

Y qué música

en tu voz

qué amor

en tu caricia

qué bueno

tu cariño

¡Y te fuiste!

Estoy tan solo

tan solo

sin tí.

 

La casa

me parece fría

y los días

cruel monotonía

de pesadas cadenas

me duele el alma

de extrañarte

me duele la vida

de no verte

ya más,

eras lo mejor

que yo tuviera

¡Y te fuiste!

Fue una fría mañana

silenciosamente

sin despedirte

dolió tanto entonces

que no comprendí

ni lloré

y pensé

"es mejor"

respiré profundo

y seguí existiendo

¡Estúpido!

Más me hubiera valido

llorar entonces

hasta la locura

que no vivir

en este eterno llanto

no de lágrimas

sino de vida

que gota agota

se derrama

cada día

que pasa

sin tí.

 

 
  Hoy habia 3 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=